"Siempre se llega a alguna parte si se camina lo bastante"
(Alicia en el pais de las maravillas)


20/8/12

Ma chambre.

Motitas de polvo acomodadas en la tapicería colorada del sofá.
Capas blancas alrededor de una habitación quemada por el paso de los años.
Un baile entre reflejos invitados a través de los claros en el cristal.
Silencio.
Sumergido en una linea de tiempo inamovible.
Con el tacto de la madera palpable en el ambiente. Vieja. Descuidada. Pero al fin y al cabo, madera.
A la espera de un nuevo cortejo de telas anaranjadas y risas con champagne. Un gramófono. Y vinilos con sabor a Brigitte Bardot.
Deseosa por una bocanada de aire esperanzador. Extasiada del manido rumor del chirriar de los muebles en verano.
Absorta.
Pero paciente.
Impulsiva.
Pero racional, aveces.
Desnudóse al compás del jazz. Retirando sus capas de tiempo. Haciendo latente su pasión por encontrar un nuevo huésped entre cojines de plumas. Y tardes de humo y café.
Inquieta hacia el nuevo golpe de luz reflejada en sus paredes. Atenta al paso de pies de plomo sobre sus alfombras. Curiosa y expectante amante de un sólo habitante, esperaba un futuro mejor.

Y esta vez, parecía que podía hacerle frente. Y de la mejor de las maneras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario